Por qué comer sano y cuales son sus ventajas.

Comer sano siempre será la mejor opción que tendrás en tu vida para mantener la maquinaria de tu cuerpo en buenas condiciones, desde una buena digestión hasta menos visitas al médico en la madurez y la senectud resultan una larga lista de beneficios, así como la reducción de riesgos inherentes a la salud, son el resultado de optar por una alimentación sana.

Aquí te platicamos algunos de los beneficios del por qué comer sano tiene sus ventajas.

Fortalece los huesos.

El sistema esquelético es fundamental para el sostén de todo nuestro cuerpo, soporta el resto de los órganos y sistemas de nuestro cuerpo, por dentro se produce la nueva sangre por la médula y protege nuestro cerebro y médula espinal que lleva órdenes del cerebro a todo el cuerpo por la columna, Una buena fuente de calcio es fundamental para el fortalecimiento de este sistema.

Fortalece los dientes.

Así mismo, una buena alimentación nos ayuda a tener la suficiente cantidad de calcio para formar el esmalte de los dientes, una pequeña deficiencia de calcio produce esmalte mas poroso que resulta en abundancia de caries. Por poner un sólo ejemplo: Las berbidas azucaradas y con fósforo en su formulación contribuyen a la deficiencia de calcio en el esmalte y este problema se puede arrastrar hasta el resto del sistema esquelético.

Estimula el sistema inmune.

Los alimentos ricos en vitamina C estimulan nuestro sistema inmune, desde todo tipo de frutas cítricas, pasando por las frutillas picantes tenemos esta vitamina en abundancia. La deficiencia en esta coenzima resulta de una condición que se conoce bien desde hace cientos de años: el escorbuto, que también derivaba en serias deficiencias del sistema inmune.

Fortalece sistema muscular.

Las fuentes de proteínas son esenciales para la reconstrucción de los tejidos musculares; diariamente estas fibras de tejido sufren daños por las actividades cotidianas, la respuesta de nuestro organismo es sustituirlas lo más pronto posible para no reducir el desempeño de el sistema muscular. Quienes se dedican a la halterofilia saben muy bien este principio, por ello su ingesta de proteínas aumenta considerablemente, que a la postre tampoco es un estilo de vida muy sano, saben que el cuerpo se entrena haciendo crecer aquellos músculos que son sobre trabajados.

Otros.

Las vitaminas como la A y la E son esenciales para la salud de los tejidos que cumplen ciertas funciones, los ojos nos ayudan a ver el mundo y entre mas sana sea la vista mejor para el desempeño visual; así mismo la piel cumple la función de aislar todo nuestro cuerpo de las amenazas del medio en que vivimos: polvo, sol, altas y bajas temperaturas, rasguños y golpes resultarían dañinos si no fuera por la flexible protección que nos brinda la piel, la vitamina E es una aceite que se transmuta en vitamina D con el sol para darnos melanina que nos ayuda a absorber los rayos UV y el colágeno sirve para mantener la piel flexible.

Reduce riesgos.

Como lo mencionamos anteriormente con las funciones de la piel, comer sano coadyuva a tener nuestros órganos en buen funcionamiento por mas tiempo; órganos como el corazón y el hígado están siempre en constante esfuerzo, si a través de los alimentos que ingerimos forzamos su labor, como comer sal, alcohol, conservadores, grasas en exceso estaremos reduciendo la capacidad de estos órganos con el paso del tiempo.

Reduce el riesgo de las enfermedades del corazón, la diabetes tipo 2 y algunos cánceres.

Reducir los excesos en la alimentación y optar por alimentos de mejor calidad son factores determinantes para la salud de nuestro organismo. Muchos estudios han demostrado que evitar el consumo de bebidas azucaradas reduce significativamente el riesgo de desarrollar deficiencias en el desempeño del páncreas y, por ende, evita la aparición de la diabetes. Así mismo disminuir el consumo de productos con exceso de sal, reduce el riesgo de desarrollar retención de líquidos en el cuerpo y, por ende, desarrollar hipertensión que no sólo daña al corazón sino también a los riñones y al cerebro. Las cifras de eventos cerebrovasculares e infartos se reducen significativamente al reducir el sodio en la dieta. En ese mismo sentido evitar el consumo de productos muy industrializados, conservas enlatadas, ahumados y salados disminuye los riesgos de desarrollar algún tipo de cáncer en la madurez.

Ayuda a tener mejor calidad de vida en la vejez.

Estudios han demostrado que tener una buena salud dental es un factor determinante para la calidad de vida en la vejez: preocuparse por no desarrollar caries es más importante de lo que parece. De igual manera, la calidad de vida en las personas de más de 60 años se ve mejorada en cuanto sus fuentes de proteínas son de mejor calidad: carne magra en general y en bajas porciones, contribuye a mantener el sistema muscular en buenas condiciones con ejercicios moderados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *